Prueba: Skoda Octavia RS 2.0 TDI 184cv DSG

Tema en 'Skoda Octavia' iniciado por sinfren, 28 Ene 2014.

  1. sinfren

    sinfren Moderator

    [​IMG]

    La carrocería es 1,2 cm más baja que la del Octavia convencional lo que, unido al chasis deportivo, contribuye a dotarlo de una conducción más dinámica. Fotos: Eloy García El Octavia convencional se caracteriza por ser un coche muy cómodo y de inspiración familiar pensado para una conducción más bien tranquila. No obstante, la gama cuenta con una variante algo más “traviesa”, apellidada RS, que alberga los motores más potentes y proporciona una dinámica de conducción mucho más deportiva gracias a un chasis con ajustes específicos. Nos hemos puesto al volante de la versión movida por el propulsor 2.0 TDI de 184 CV con cambio DSG, que ofrece unos muy buenos resultados prestacionales sin dejar de buscar siempre el consumo más bajo posible.
    Por otra parte, si bien el fabricante checo se suele caracterizar por un nivel de precios bastante ajustado en la mayoría de sus modelos, en el caso del Octavia RS el rendimiento más deportivo y ambicioso exige un desembolso algo elevado, de 32.105 euros en la versión que hemos probado. Si hacemos un repaso al escaparate de berlinas de potencia y características similares a las del Octavia RS veremos que no son muchos los competidores directos, de manera que habrá que irse a modelos sin este planteamiento deportivo inicial y "decorarlos" con algún kit de carrocería BMW 320d (con kit M y suspensión deportiva) el Audi A4 con acabado S line o el Volvo S60 con el acabado R-Design.

    Con aires “racing”

    [​IMG]

    Los asientos delanteros deportivos RS, de tipo baquet, son de muy buena calidad y sujetan el torso de forma excelenteExteriormente, lo primero que transmite el Octavia RS con respecto al Octavia convencional es, sin duda, una mayor agresividad lograda a base de diversos retoques y elementos específicos que aportan más carácter a la berlina checa. Es el caso de la parrilla, característica de esta variante y con el logotipo RS, así como las tomas de aire con estructura de panal de abeja. También cabe señalar el faldón inferior delantero, con el que no sólo se mejora la aerodinámica del vehículo sino que también se acentúa su aspecto deportivo.

    Por su parte, los faros antiniebla disponen de un diseño específico y los faros delanteros son bi-xenón con iluminación diurna de tipo LED. Si repasamos el automóvil de perfil vemos que la carrocería es más baja que la del Octavia “normal”. Asimismo, si lo comparamos con el Octavia RS anterior, comprobamos que es 8,8 cm más largo y 4,5 cm más ancho. De la misma manera, la distancia entre ejes es 10,2 cm mayor que el RS precedente.

    Otro de los detalles "deportivos" son las pinzas de freno pintadas en color rojo. El Octavia RS monta de serie además unas llantas de 18 pulgadas de diez radios con bordes afilados. Desde atrás, además del alerón situado sobre el portón, el vehículo se reconoce por la parte inferior con el difusor negro, el largo reflectante y la doble salida de escape cromada en forma trapezoidal. En definitiva, una estética más deportiva pero lo bastante discreta como para no llamar en exceso la atención.

    Elegancia, amplitud y sobriedad

    [​IMG]

    El color negro es el protagonista de un tablier que combina sobriedad con elegancia y buenos acabadosAnalizando el habitáculo, la primera impresión que nos llevamos es que el color negro es el mayor protagonista. Combinado con el buen nivel de acabados, genera un ambiente de calidad, elegancia y cierta deportividad (quizá demasiado disimulada) al mismo tiempo, si bien el diseño del tablero resulta excesivamente sobrio. El panel de instrumentos está presidido por una pantalla a color entre el cuentarrevoluciones y el velocímetro, que muestra la información de forma clara y sencilla. Skoda llama MaxiDOT a esta pantalla.

    Hay que señalar la comodidad y la excelente sujeción de los asientos delanteros deportivos RS, de tipo baquet, que combinan cuero y tela y que están rematados con costuras grises. Estas costuras las encontramos además en el volante multifunción de cuero perforado. Por su parte, tanto el pomo del cambio como el freno de mano también están recubiertos de cuero mientras que los pedales están fabricados de aluminio. La sensación de amplitud en la parte trasera es magnífica, con un gran espacio para las rodillas de los ocupantes. No obstante, hay que tener en cuenta que en estas plazas viajarán de forma más cómoda dos personas, pues tanto el asiento como el respaldo de la plaza central son más duros que en los laterales. Estos, a su vez, se inspiran en el mismo diseño deportivo que los asientos delanteros.

    Si los pasajeros de benefician de un generoso espacio interior, el maletero no se queda atrás, ya que brinda una fantástica capacidad de 590 litros, ampliable a 1.580 litros abatiendo los respaldos posteriores. El sistema para realizar esta operación desde el propio maletero viene de serie. Al igual que en el Octavia convencional, esta versión se aprovecha de las numerosas soluciones prácticas a las que Skoda denomina Simply Clever, como por ejemplo el cajón guardaobjetos bajo el asiento del acompañante.

    [​IMG]

    Al igual que el Octavia “estándar”, proporciona una fantástica capacidad de maletero de 590 litrosComo tope de gama, la variante RS cuenta con el máximo equipamiento de serie disponible en el Octavia. De esta forma, incorpora airbags frontales, laterales, de cabeza y de rodillas, control de estabilidad ESC, ordenador de a bordo, control de velocidad de crucero, entrada USB y tarjetas SD, telefonía Bluetooth con control por voz, climatizador automático bizona, asistente de luces “Coming Home”, faros antiniebla con función Corner Light, faros bi-xenón, sensor de lluvia, sensores de aparcamiento traseros, radio Bolero y MaxiDot con pantalla a color.

    Enérgico y con interesante consumo

    El motor 2.0 TDI de 184 CV responde de forma muy enérgica sobre todo al pasar de las 2.000 revolucionesComo de costumbre, con la variante RS la marca checa busca el más alto rendimiento de la gama sin olvidar una de las máximas de todos sus modelos, la eficiencia. Para ello, da a elegir entre los motores 2.0 TSI de 220 CV y 2.0 TDI de 184 CV. De entre ellos hemos escogido éste último para nuestra prueba, pues es el que está destinado a acaparar la mayoría de las ventas del Octavia RS. Se trata de un bloque turbodiésel de cuatro cilindros pensado, ante todo, para conjugar prestaciones y ahorro de combustible como veremos más adelante. Gracias al incremento de potencia y de par en relación con el de su predecesor (cuenta con 14 CV y 30 Nm más que en el anterior Octavia RS), responde de forma más impetuosa.

    Sus 380 Nm de par entre 1.750 y 3.000 vueltas le llevan a acelerar muy bien desde bajas revoluciones y de forma más enérgica sobre todo al pasar de las 2.000 rpm. El motor se estira mucho y ha evolucionado bastante en materia de recuperaciones en comparación con el modelo anterior. Al completar el 0 a 100 km/h detiene el cronómetro en 8,2 segundos, sólo una décima por debajo de la versión manual. En lo que respecta a la velocidad punta, el Octavia RS con motor TDI puede rodar a 230 km/h.

    Pese a ofrecer este alto nivel de prestaciones registra un consumo razonablemente bajo. Con un homologado de sólo 5,0 litros cada 100 km, la media que extrajimos de nuestra prueba fue de 6,4 litros, más que destacables dado el rendimiento del motor. El sistema Start-Stop se incluye de serie y ayuda a conseguir los comentados registros de eficiencia. Este motor integra una nueva gestión térmica que le permite acortar el tiempo necesario tanto para lograr la temperatura de funcionamiento como para calentar el interior del habitáculo en los días más fríos. El propulsor trabaja de forma conjunta con la caja de cambios automática de doble embrague DSG de seis velocidades. La conocida transmisión brinda unos muy buenos resultados en lo que respecta a rapidez de cambio así como unos desarrollos muy equilibrados.

    Más diversión al volante

    [​IMG]

    La parrilla específica y las tomas de aire inferiores con estructura de panal de abeja son algunos de los elementos exteriores que le aportan un “look” más deportivoSi bien el Octavia estándar prioriza el confort de marcha los ocupantes por encima de todo, el RS deja a un lado una parte de esta comodidad mediante un tarado de suspensión más firme, decantándose más por una conducta más dinámica y de inspiración deportiva aunque sin ser radical. El hecho de que la carrocería sea 1,2 cm más baja que la del Octavia convencional es la primera prueba del papel que la deportividad juega en esta variante RS. Desde un primer momento apreciamos su gran estabilidad, que se pone de manifiesto cuando conducimos a buen ritmo por sucesiones de curvas.

    En estas circunstancias, y gracias a la amortiguación deportiva de serie, el vehículo saca su garra y demuestra una importante agilidad. Para ello también colabora la eficaz dirección asistida progresiva, que destaca por un tacto agradable y deportivo, muy directo, que proporciona un alto nivel de precisión. El modelo integra el diferencial electrónico de deslizamiento limitado XSD, una función integrada en el control de estabilidad que actúa sobre el eje delantero pero compensa la distribución de la fuerza entre las cuatro ruedas. De esta manera, aumenta la motricidad de manera evidente y se logran minimizar los subvirajes generando una mayor eficacia y seguridad durante la conducción a velocidades elevadas. El apartado dinámico se culmina con una contundente capacidad de frenada.

    Gracias a los modos de conducción (sistema opcional que monta nuestra unidad y que cuesta 105 euros), el vehículo nos permite adaptar su comportamiento a nuestras necesidades. Además del modo Normal, existe un modo Eco que tiene como objetivo lograr el consumo más ajustado. Asimismo, de cara a exprimir las cualidades deportivas del automóvil disponemos del modo Sport mientras que si lo que más nos interesa es modificar los parámetros según nuestras preferencias contamos con el modo Individual.

    Conclusión

    [​IMG]

    El vehículo monta el diferencial electrónico de deslizamiento limitado XSD de serie, con el que mejora considerablemente el nivel de motricidadEl aspecto más agresivo del Octavia RS es la carta de presentación del valor añadido que nos ofrece en términos dinámicos con respecto a su hermano más “sosegado”. Las cualidades de su chasis deportivo saltan a la vista a medida que vamos subiendo el ritmo. Sin llegar ni mucho menos a los niveles de un deportivo puro y duro, la verdad es que el Octavia RS es capaz de aportar buenas dosis de diversión sin que por ello deba sufrir demasiado el resto de la familia. Y es que, si bien un porcentaje del confort del Octavia deja paso a la deportividad, se sigue conservando un importante grado de comodidad. Y todo ello sin olvidar los buenos acabados y la generosidad del habitáculo en lo que a amplitud se refiere. Aunque la marca checa se suele distinguir por precios bastante competitivos, en este caso las prestaciones y la dinámica derivan en un desembolso algo elevado.

    Fuente: coches.net
  2. serpasoria

    serpasoria Miembro

    Me encanta, y mas en ese color !!!!

Compartir esta página